• RT : Una sociedad que para paliar un sufrimiento muy grave mata al enfermo piensa que la vida humana no es un bien en sí mismo…13 agosto, 2020 - 18:25
  • RT : El documental se puede ver aquí: Gracias a la por la invitación.12 agosto, 2020 - 11:57
  • RT : El próximo 20 de agosto presentamos en el 'La muerte de Jesús: Una investigación médica', el último doc…12 agosto, 2020 - 9:57
  • RT : Toda sociedad envejecida debe decidir si invierte en atención a los ancianos o si impulsa la . 11 agosto, 2020 - 13:04
  • RT : La preocupación por los mayores y los más vulnerables durante estos meses parece corroborar que somos más conscientes de…7 agosto, 2020 - 17:41

Manuel Casesnoves Soler (1904-1958) y su esposa Adela Soldevila Galiana (1906-1988)El Siervo de Dios Manuel Casesnoves Soler nació en Xàtiva el 30 de junio de 1904. La Sierva de Dios Adela Soldevila Galiana nació también en esta ciudad el 5 de mayo de 1906. Manuel y Adela, eran vecinos y amigos, ya que desde niños iban al mismo colegio. Los dos ingresas al Bachiller en el Instituto de Xàtiva. La amistad entre Manolo y Adela fue creciendo y su amistad desembocó en noviazgo y posterior boda. <<Amar a Dios sobre todas las cosas>> fue, desde el día de su boda, el lema de esta nueva familia cristiana. Tomaron muy en serio ser una familia donde Cristo fuera cada día el invitado principal.

En los tiempos difíciles de la persecución religiosa en España (años 1934-1939), el matrimonio sufrió al ver cómo martirizaban a muchos de sus amigos por el mero hecho de ser sacerdotes o seglares católicos. Manuel figuró en la lista de los sospechosos y a punto estuvo de morir como mártir de la fe. Providencialmente la noche en que iban a por el Siervo de Dios, uno de sus trabajadores que se enteró fue al Comité y les dijo sin contemplaciones y bien claro: «Don Manuel hace mucho por los pobres y por sus trabajadores. Lo que queréis hacer es una barbaridad y estáis cometiendo un gravísimo error, por el que se os pedirá cuenta algún día». Le confiscaron la farmacia, desde donde ayudaba a los pobres y necesitados, y también todas sus fincas. Sin embargo, pese a la falta de medios, sacaros adelante la familia con sencillez, entereza y humildad, dando ejemplo de vida cristiana.

Terminada la Guerra Civil, Manuel y Adela tenían una enorme misión por delante: curar heridas, sembrar paz y crear un ambiente religioso por todas partes. Se iniciaba una larga temporada de escasez, no había dinero, los recursos eran muy escasos y resultaba casi imposible lograr lo necesario. El matrimonio ayudó a muchas personas a superar la dura situación de la postguerra y vivieron comprometidos con los distintos movimientos de la Iglesia: Acción Católica (fue presidente de los hombres), Asociación Católica de Propagandistas, Adoración Nocturna, Cuarenta Horas, Cáritas, Conferencia de San Vicente. A la farmacia acudían todos a pedir medicinas y la caridad de este hombre de Dios era tan abundante que a muchísimas personas, que no podían pagar, les daba todo lo que necesitaban.

Manuel fue teniente Alcalde del Ayuntamiento de Xàtiva de 1940 a 1943 y concejal hasta su muerte en 1958. Vivió este servicio a la ciudad como una vía que tenía a su alcance para trabajar por la justicia social, según la doctrina social de la Iglesia a favor de los más necesitados.