• RT : Una sociedad que para paliar un sufrimiento muy grave mata al enfermo piensa que la vida humana no es un bien en sí mismo…13 agosto, 2020 - 18:25
  • RT : El documental se puede ver aquí: Gracias a la por la invitación.12 agosto, 2020 - 11:57
  • RT : El próximo 20 de agosto presentamos en el 'La muerte de Jesús: Una investigación médica', el último doc…12 agosto, 2020 - 9:57
  • RT : Toda sociedad envejecida debe decidir si invierte en atención a los ancianos o si impulsa la . 11 agosto, 2020 - 13:04
  • RT : La preocupación por los mayores y los más vulnerables durante estos meses parece corroborar que somos más conscientes de…7 agosto, 2020 - 17:41

Antonio Rivera Ramírez, el “Ángel del Alcázar” (1916-1936)Nació en Madrid el 27 de febrero de 1916. Fue miembro de las congregaciones marianas. Nada más terminar la carrera de Derecho, fue nombrado presidente diocesano de la Juventud de Acción Católica. Miembro de la Juventud de Acción Popular. En 1932, es nombrado presidente de la Federación Regional de Estudiantes Católicos. En 1933, el arzobispo de Toledo le nombró presidente de las IV Asamblea Nacional de la Juventud Católica. Al término de la misma, el cardenal primado le reunió junto a los propagandistas Ángel Herrera Oria, Alfredo López y Manuel Aparici para impulsar la Juventud de Acción Católica en España, a la que en adelante se consagró Antonio Rivera teniendo que abandonar todos sus anteriores compromisos apostólicos. Ese mismo año recibió del Siervo de Dios Pedro Perales la propuesta de secretario del Centro de Toledo de la ACdP pero, tras consultarlo con Fernando Martín-Sánchez Juliá, se ve obligado a declinar el nombramiento por obediencia a la misión encomendada por la Jerarquía de la JAC. En 1935, fue vocal de la Junta Central de la JAC.

Por obediencia al acuerdo de Acción Católica de no comprometer a la Iglesia en actos políticos, renunció a participar en el Alzamiento. Pero, cuando la guerra asoló Toledo, decidió acudir a título personal y voluntario, a la defensa del Alcázar, llevando consigo tan sólo un Evangelio, un rosario y un cilicio. Su testimonio cristiano allí fue tan heroico y ejemplar que fue conocido como «el Ángel del Alcázar».

ÚLTIMAS NOTICIAS | La Archidiócesis reanuda el proceso de canonización de Antonio Rivera Ramírez