• RT : El régimen de conciertos ha contribuido de manera decisiva a los objetivos de libertad, equidad y eficiencia del sector #…17 julio, 2019 - 12:02
  • El papa Pablo VI siguió con atención el viaje del en dirección a la Luna y destacó su importancia científi… 16 julio, 2019 - 16:15
  • RT : El próximo 22 de octubre, la , el Instituto de Estudios Históricos y la organizamos unas Jornad…16 julio, 2019 - 10:01
  • La gran pregunta sobre si Dios existe obtiene su respuesta en la filosofía, ya que el Ser Supremo “se escapa” a la… 15 julio, 2019 - 10:42
  • RT : Humanizar la enseñanza exige hoy no solo una ética intergeneracional, sino un “pacto educativo” que parta de las familias…15 julio, 2019 - 10:05

Simón Lancha Galán (19...-1936)Murió fusilado junto a su tío el Siervo de Dios Pascual Lancha Pérez, párroco de Santiago del Arrabal, de Toledo. Simón Lancha «habla de lo que es la Acción Católica y de sus fines. Glosa el lema de las juventudes, haciendo resaltar el valor formativo que tiene la A. C. Se ocupa del apostolado entre los campesinos y termina diciendo que con un poquitín de trabajo diario el triunfo será nuestro, porque trabajamos por la Iglesia».

El 27 de mayo de 1934, en la bendición de la bandera y de los salones de la Juventud de la Acción Católica de Villatobas (Toledo) Lancha toma la palabra para definir que «la AC quiere recoger estas explosiones del corazón para encauzarlas hacia el norte de nuestras aspiraciones…». Habla de cómo las juventudes darán a la patria los mejores ciudadanos y los mejores magistrados. Habla de lo que nos ha enseñado la adversidad que es la gran maestra de la enmienda. Exhorta también a los jóvenes al estudio de las verdades fundamentales y explica el alcance de las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad, glosando su contenido, y termina (podemos leer en la crónica de «El Castellano» del 1 de junio) en medio de una gran ovación recomendando a los jóvenes gran adhesión a su consiliario (Rivera), que será el vigía de su juventud y es el genuino representante de la jerarquía. Curiosamente a partir de 1935, el Siervo de Dios firma sus artículos como miembro «de la A. C. de P. y Abogado».

El Siervo de Dios Simón Lancha Galán asiste como delegado de la diócesis de Toledo al II Congreso Nacional de la Juventudes Católicas celebrado en Santander del 15 al 18 de diciembre de 1932. Días después escribe una crónica para las páginas de «El Castellano» en donde puede leerse: «De este Congreso, de este resurgir de las Juventudes Católicas de España, queremos hablar con algún detalle… Nos vamos a dirigir a los jóvenes católicos de nuestra provincia para que meditando en la intimidad de su conciencia, a solas con los anhelos de su corazón, vean si es llegada la hora de que en todos los pueblos se constituyan organizaciones dispuestas a servir a Dios y capacitarse para defender a su Iglesia en la vida ciudadana. Este Congreso ha sido, por lo pronto, un consuelo para la Iglesia católica y un aliento para las nuevas campañas».