• Carlos Romero "el cristiano siempre está en un punto de partida y nunca de final" 23 mayo, 2018 - 18:37
  • RT : "Educación, medios de comunicación y política" eran los grandes empeños de Carlos Romero de la 23 mayo, 2018 - 18:35
  • RT : Comenzamos la mesa redonda "Organismos sociales de la Iglesia Diocesana" con la participación de la directora de Cáritas…23 mayo, 2018 - 18:29
  • RT : Carlos Romero: "no hay historiador que describa la historia de España sin referirse a y sus obras" 23 mayo, 2018 - 18:26
  • RT : Martínez Camino: pedía conjugar "la acción con la oración". Para él "la esencia del apostolado está en la c…23 mayo, 2018 - 18:14

Secretariado de Causas de Canonización

Son muchos los propagandistas que a lo largo de la historia de la Asociación han consagrado ejemplarmente su vida a Dios y al prójimo a través de su fe. Por esta razón, la ACdP  creó un Secretariado Nacional de Causas de Canonización que se encargase de estudiar e impulsar las causas de beatificación y canonización de estos propagandistas y que contribuyese a dar a conocer las ejemplares vidas de estos apóstoles de la vida pública.

Sabedores de nuestras imperfecciones y limitaciones, el Secretariado quiere adaptarse al tiempo actual y satisfacer las necesidades de la sociedad en la medida de lo posible. De momento, aprendiendo de organizaciones en la que la acción social es su fin y principio. Para posteriormente ir realizando acciones comunes o aunar las que ya realizan los propios socios en sus ciudades. Proyectos de ONGD´s, además, servirían de estímulo para que los propagandistas aprendiésemos a trabajar unidos por un fin de común.

El proceso para la beatificación y posterior canonización es largo, cuidadoso y exhaustivo, iniciándose por lo general en la diócesis de fallecimiento y concluyendo en su fase romana ante la Congregación para la Causa de los Santos. Existen dos vías de beatificación y canonización: (1) Causas de Virtud, son aquellas en las que se eleva a los altares a quien, después de haber vivido las virtudes cristianas en grado heroico, la Iglesia le reconoce la intercesión en un milagro, para su beatificación, y de un segundo milagro, para su canonización; y (2) las Causas de Martirio, es decir, aquellas causas en las que una persona es beatificada por haber sido asesinada “in odium fidei” (por odio a la fe), por lo tanto, no hay en ello motivos políticos o ideológicos. Para que el beato por martirio sea declarado santo tiene que reconocerse un milagro, posterior a su declaración como beato.

Las personas que aparecen a continuación son miembros de la Asociación Católica de Propagandistas que dieron testimonio de su fe en la vida pública con sus palabras y con su compromiso social y público. Fueron testigos del amor a Dios y a los demás y lo demostraron con el ejemplo moral y cristiano de sus vidas.

Hoy por hoy, ninguna organización eclesial puede ir sola, pues los proyectos de acción social son tan complejos que necesitan del apoyo de muchos. Se hace necesario realizar y apoyar congresos y jornadas de sensibilización apoyándose en la dirección de los consiliarios de cada centro junto con otros movimientos de las diferentes Diócesis.

En esta sección se incluyen en primer lugar los propagandistas o consiliarios que ya han sido declarados beatos. Posteriormente, se incluyen las causas en proceso de otros propagandistas, ya considerados Siervos de Dios o Venerables, en los que colabora este Secretariado. Estas causas se han dividido en función de las partes actoras que promueven su proceso (ya estén en fase diocesana o romana): (1) Causas promovidas por la propia ACdP, como parte actora; y (2) Causas promovidas por otras instituciones cristianas o diócesis. En una tercera sección (Causas en estudio para su apertura) se incluye enlace a los nombres y biografías de otros propagandistas que murieron en circunstancias que podrían hacer posible el inicio de su Causa, o que ya han sido iniciadas pero que aún no han sido declarados Siervos de Dios o Venerables.

SECRETARIO NACIONAL DE CAUSAS DE CANONIZACIÓN

Pablo Sánchez Garrido

COLABORAN

José Manuel Varela Olea y Juan Carlos Valderrama